Prácticas Educativas de Autonamía

Las Prácticas Educativas de Autonomía contienen disciplinas específicas para la población objetivo como Orientación y Movilidad, Habilidades de la Vida Diaria y Tiflotecnologías, desarrollándose el abordaje de la primera de las disciplinas; en la segunda y tercera, se orienta a la familia y al estudiante.

Es preciso señalar que se pone el énfasis en la observación del desenvolvimiento motriz del estudiante de Enseñanza Media en su Institución y en su entorno. En base a ello, se elabora un plan de atención y acompañamiento del estudiante en su proceso cognitivo individual que le permite al sujeto pedagógico afianzar su autoestima, desarrollar su autodeterminación, incrementar su capacidad de elección personal; y, lo que es muy significativo, la adquisición de su marcha por voluntad propia y autonomía personal.

La movilidad de un estudiante en situación de discapacidad visual requiere de diferentes procesos complejos: perceptivos, motores, cinestésicos, asociativos, pues se deben potenciar los sentidos restantes. Es en ese sentido que todo movimiento que realice cada uno está compuesto por movimientos espaciales y temporales en donde se utiliza un tiempo psicológico singular.

Las líneas de acción y tareas que se planifican deben ser significativas, que les proporcionen suficiente información para que puedan decodificar; y, a futuro transponer esa modalidad aprehendida para sus salidas extramuros.

La finalidad es que los estudiantes en situación de discapacidad visual puedan desplazarse de forma autónoma, segura e independiente.

Conoce a las Referentes de P.E.A.

Virginia Massaferro

Teresita
Álvarez